Quiénes sómos

La Red Educacional Ignaciana (REI) la componen 23 instituciones educativas ubicadas desde Antofagasta a Puerto Montt, con historias diferentes, pero con una misma misión: formar hombres y mujeres plenos, que con sus talentos puedan transformar la sociedad en una más justa y solidaria, siendo fieles así al llamado de Cristo. La inspiración viene de San Ignacio de Loyola, fundador de la Compañía de Jesús. Él, a través de sus Ejercicios Espirituales, nos enseña a buscar y hallar la voluntad de Dios (EE 1;23) para servir en su Reino, proclamado e iniciado en la vida de Jesucristo y que sigue emergiendo hoy.

La REI dio sus primeros pasos en 1998. Años más tarde publicamos el Proyecto Educativo con nuestros grandes sueños, el cual logró establecer un horizonte común para avanzar juntos como una gran comunidad educativa. Con las dos asociaciones que componen la REI, Fe y Alegría Chile y la Asociación de Colegios Ignacianos (ACI), hemos ido creando cuerpo convencidos de que “nuestra misión se hace más profunda y nuestro servicio se hace más amplio a través de la colaboración” (Congregación General 36). Nuestro quehacer es variado: realizamos actividades con estudiantes, trabajamos en la formación de educadores y promovemos la reflexión pedagógica en todos los niveles: sostenedores, directivos y docentes.

Estamos seguros de que, la clave en todo esto, es la colaboración de unos con otros. Ésta no es solo el intercambio de experiencias, aunque en ello sabemos que hay una gran riqueza, pues son muchos los procesos, programas y nuevas iniciativas que se trabajan con éxito en cada establecimiento y que vale la pena compartir e implementar.

Vemos, sin embargo, que el mayor fruto de la colaboración comienza cuando vamos construyendo algo juntos, que es nuevo, y que no podría haberse dado si no hubiéramos trabajado unidos en pos de un objetivo, iluminados por un mismo sentir. En esto radica el corazón de la REI.